Contagio.
Suspense, realista. Buena.
Para el tipo de temática y según estamos acostumbrados es una película que transcurre lenta, pausadamente pero imparable. Como si renunciase a meter la angustia en el cuerpo del espectador porque sabe que el espectador ya es consciente del peligro que acarrearía a escala global una epidemia contagiosa y mortal de ese calibre.
Así es que la descripción de los acontecimientos en la película tiene un carácter casi documental, en el cual vas viendo como los personajes caen uno detrás de otro con la lógica que cabría esperar, lo que produce una sensación de realismo bastante inquietante. Para aderezar un poco más esa sensación de realismo la película incluye (of course) diálogos acerca de la gripe aviar y porcina, y una buena ambientación-documentación científica en todo lo referente a secuencias de laboratorio, informes, protocolos, etc…
Quizás peca de ser excesivamente lenta y se eche a faltar algún nudo verdaderamente angustioso e importante en la trama principal. Pero salvo eso se vé cómodamente de un tirón y no aburre demostrando que no son necesarios grandiosísimos efectos infográficos para contar poco menos que el apocalipsis.

Inmortales.
Fantasía, épica. Buena.
Hace tiempo, viendo películas de superhéroes Marvel & co. pensaba: “el día que algún productor sepa sacarle punto a la mitología griega se monta una saga de películas que ríete tu de Tiburón y Rambo“. Esta película parece que tiene algo así en cabeza.

Fué una agradable sorpresa esta película porque empieza mal, como me temía y tiene unos 40 minutos iniciales que parece que están a punto de salir los hombre de Paco. Pero mira, cosa rara, va mejorando conforme avanza y terminas diciendo: bueno, tampoco estaba tan mal.

Falla en que tiene un aire excesivamente pretencioso, algunos decorados/escenarios resultan muy pobres, los actores (en general) están para mandarlos a Antena3 ó directamente al juzgado de guardia.
La estética de la Grecia clásica y mitológica, personalmente, siempre la he imaginado muy luminosa, muy blanca, muy de azules, cipreses y campos de olivos, muy mediterránea y de acantilados rocosos, … pero no, parece que el diseño-artístico-tipo-300, oscuro, saturado de rojos y marrones triunfa y (sobretodo) es infinitamente más útil para disimular infografías algo pobres y rematadas deprisa y corriendo.
Por contra la historia es interesante, los “malos” (aka Mickey Rourke) se encargan de casi el 90% de la trama (reduciendo la ñoñería a lo estrictamente necesario) y el guión es atrevido y valiente habida cuenta del berenjenal en que pueden convertirse los mitos griegos y sus odiseas, sus metáforas poéticas, sus moralejas, etc,etc…
Además, especialmente para el final, dispone de escenas de lucha sorprendentemente buenas y ágiles en las que los actores no parecen (o sorpresa) estar colgando de un arnés manejado por adolescentes con unos conocimientos de la gravedad terrestre digno de análisis.


Los descendientes.
Drama. Buena.
La película es correcta, los actores están muy bien (incluidos los críos que, personalmente, suelen chirriar desagradablemente) y la historia resulta familiar, cotidiana y creíble lo que a ratos la hace divertida. Dada la temática la narración no se hace pesada y mantiene un buen ritmo sin aburrir.
Pero tiene dos problemas.

El primero es que presentar una película a un mes vista de los Óscar, una película tan poco comercial, tan sentimentalmente dura y en la que prácticamente al interpretación cae sobre un solo actor, pues resulta un pelín artificial y es difícil quitarse de la cabeza la idea de que uno está viendo un promocional del representante de George Clooney para el premio a mejor interprete masculino.
Ojo!! que si se lo dan, bien merecido se lo lleva.
El segundo problema (el que menos) es que la película es excesivamente triste. No, no se parte uno la caja de la risa. Si tenéis alguna “crisis hospitalaria” cercana mejor abstenerse de ver la película.

Solo ellos (película del 2009).
Drama. Pasable.
En realidad la valoración de esta película y la anterior se podrían intercambiar sin problemas y dejar esta como buena y la otra como pasable. Son muy parecidas: familia monoparental, del latín mono: mono, parental: padre, un padre muy mono, con un gran tirón de taquilla femenina que se queda soltero (chicassss), tiene que cuidar de unos hijos a los que no conoce y/o apenas sabe tratar poco mejor que un mono (monoparental, por partida doble).
En este caso el mono protagonista es Clive Owen, un tipo que personalmente no me dice nada, ni bueno ni malo, ni antes ni después de la película (lo cual no tiene porqué ser bueno, sino todo lo contrario). Quizás esta, comparada con Los descendientes, sea menos “monologista“, más actores, más diálogos y menos triste (curiosamente también te ríes menos que con la anterior).

Para mi gusto el problema es que termina la película y no tienes muy claro que te ha contado. Podrías sin problemas coger el mplayer y hacer un loop con la película, que empiece donde termina, y alguno no se iba a dar ni cuenta…

Sherlock (segunda temporada).
Intriga, aventuras. Buena.
La primera temporada (que ya comentamos por aquí) nos gustó, pero teniendo en cuenta que la segunda temporada son solo tres capítulos del cual solo hemos visto el primero pues tómense esta crítica como lo que es, un aviso: ya está la segunda temporada.

La serie parece que es la misma, mismos personajes y mismas aventuras. Si le gustan las películas de asesinatos y misterios rocambolescos con el Sherlock de la BBC le ha tocado el gordo porque menudo guión se marcan para iniciar la segunda temporada. Para la trama de este primer capítulo se entiende que les han dado a los guionistas Red Bull+Johnny Walker y los han aislado 15 días del mundo!! madre del amor hermoso que follón se montan!! véanla con papel y lápiz.

Pero bueno, es divertida, mantienen un buen ritmo y el personaje protagonistas es un asocial que recuerda bastante a Dc.House que se hace simpático. Los malos, al contrario de lo que estamos habituados, están a la altura del protagonista con lo que las historia que se generan resultan creíbles.
Empieza esta segunda temporada con un divertido desenlace de la primera temporada, que quedó pendiente de un tiro.

Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres.
Intriga, misterio. Buena.
Remake norteamericanizado del exitazo sueco Millenium.
La película está bien entretiene y no está tan infantilizada como cabría temer.
Básicamente se han limitado a meter al imprescindible famosete que asegure la comercialidad ( Daniel Craig, bien escogido por cierto, le pega el papel y lo hace bien ), a una hacker completa desconocida y ha explotar el filón inicial que por sí solo asegura una buena trama y una historias excelente. Pero tiene dos problemas.
El primero es que al tratar de facilitar detalles y diálogos de la historia original la trama pierde buena parte de esa oscuridad de novela negra policiaca. El segundo es que aporta poco/nada nuevo: no es una versión, es un calco sorprendentemente parecido a la película anterior.
Parece que incluso se han tomado a guasa este calco en algún aspecto de la película (Spoiler,selecciona párrafo siguiente para leer, si quieres: el abuelete millonario que contrata al periodistas está interpretado por el mismo actor.)

Si no habéis visto las películas anteriores estupendo, la disfrutareis porque la película es buena y la historia es excelente. Si ya visteis las anteriores pues sorprende poco/nada pero tampoco aburre.