Sound of noise.
Comedia, thriller-musical. Excelente.
Parece como si los suecos hubiesen descubierto que el cine puede ser algo más que Bergman y están en racha. Y como sigan haciendo algo la mitad de bueno que “The sound of noise” ya puede ir temblando Hollywood.
Es una muy original y divertida comedia-policial-musical acerca de unos artistas musicales que en la búsqueda de nuevos ritmos y sonidos componen la pieza “Concierto para 6 baterías y una ciudad” y del comisario de policía oveja negra de una familia de músicos excelsos pero que sin ningún oído musical se hará cargo de investigar el asunto de los tipos que pretenden convertir la ciudad en un instrumento musical.
Hay que verla. Los subtítulos se siguen perfectamente, los diálogos poco “intensos” y livianos.
MagnetSubtítulos
No me resisto a poneros el trailer.



Infierno blanco.
Intriga, suspense. Mala.
El problema de estas películas en las que la madre naturaleza se revuelve contra el egoísmo y la avaricia humana es el mismo que tenían (últimamente parecen haberse corregido) los contenidos informáticos en el cine, que se ponen a explicarlo y acabas echándote las manos a la cara y diciendo: “dios mio de mi vida…., no lo expliques más!“.
Aquí Liam Neeson es un curtido cazador en Siberia a cargo de una petrolera (observe el apoteosis de conceptos malignos en el guión: cazador, Siberia, petróleo) que se enfrenta a un más que generoso grupo de lobos extremadamente hambrientos pero que disponen de un sistema de organización, comunicación y disciplina que ya quisieran tener en las Asambleas de Izquierda Unida. La capacidad que tienen los lobos siberianos de sintetizar, analizar, preveer, guardar rencor y la capacidad de entrega es para quitarse el sombrero y darle con él a los guionistas.
Lo único bueno es que tiene un final inesperado. Toda la película hasta que el protagonista se lo comen los lobos es muy previsible. uy! mecagont…


Chronicles.
Ficción, aventuras. Buena.
Ciertamente, la historia es poco original, a saber: tres muchachos, desconocidos, que no destacan especialmente, pero que de repente adquieren poderes sobrehumanos y, claro, ahora si que destacan.
Afortunadamente no se queda ahí y sorprendentemente evita los esperables topicazos de cine de universitarios adolescentes con ganas de follar juerga y se centra sobre uno de los protagonistas con evidentes problemas de convivencia familiar.
Tiene secuencias de acción muy buenas y la historia y los personajes son convincentes. Quizás la parte de la presentación (+nudo+desenlace) se alarga excesivamente y acaba como empezó, sin grandes pretensiones. Se puede ver.
Magnet


Las tortugas también vuelan.
Drama documental. Buena.
Con esas películas pasa como cuando en Facebook alguien cuelga la noticia de una lapidación en Arabia Saudí y debajo el botón “Me gusta” ¿que haces? ¿te gusta lapidar gente, que los lapiden, que cuelguen noticias de lapidaciones….? Decir que esta película es buena ó entretiene resulta antipático.

En una guerra (durante la invasión de Iraq en este caso) son muchos los bandos, están los militares vencedores, los terroristas vencidos, los capitalistas inversores, los burgueses humillados, los parias muertos de hambre, los políticos corruptos, … casi todos estos bandos salen perdiendo, y luego están los que siempre salen perdiendo, independientemente de cual sea el sentido de la guerra. Son los que con la muerte descansan y encuentran alivio. Pues esos son los protagonistas.
La película en realidad no es violenta, desagradable o gore en el sentido cinematográfico al que estamos acostumbrados, de hecho transcurre en un periodo que podríamos decir que no ocurre nada y en el que una panda de críos tratan de ganarse unos dinares desactivando minas, lo que sí es violento es la situación en la que se inspira.
Debería ser de obligada proyección en el vestíbulo de muchos consejos de administración y políticos.

Descarga directa


Sherlock, juego de sombras.
Acción, aventuras. Mala.
Lo que en su día dije para la primera película es copiable aqui, copy+paste:
La película se deja ver y es entretenida, pero no aporta ninguna novedad, sobre todo si ya se ha visto alguna de las otras películas del director (Guy Ritchie:Snacth, cerdos y diamantes). A pesar de lo que diga la productora (que asegura que esta es la versión más fiel al personaje original) sigo prefiriendo al Sherlock Holmes clásico frente a este mucho más sucio y mamporrero.
Pues eso, mamporros, tortas y explosiones, un par de risas y el guión de unas tramas que confunden ingenioso con enrevesado. Juraría incluso que la película se inicia con la trama ya empezada, como si al director le faltase película para desarrollar el follón que se monta y tuviera que empezarlo por la mitad, con lo cual no sé ustedes pero mi capacidad de atención se desploma y acabo empanado viendo explosiones y diálogo vertiginosos.
Excesiva. Justo lo contrario de la siguiente.


Misión Imposible: Protocolo fantasma.
Acción, aventura. Buena.
No sé si el director es de repente el hijo de Tom Cruise, pero habituado como nos tienen (lee la anterior) a esas tramas rocambolescas hasta la extenuación, Misión Imposible 4 es sorprendentemente simple, llana, infantil y es fantástico.
Habrá quien no le guste una trama tan poco barroca, personalmente me parece un sano ejercicio de sinceridad (ya sabemos quien va a ganar y quien va a perder) y realismo (en el mundo real, la tramas delictivas son infinitamente simples: yo te meo y te digo que está lloviendo. Tu te lo crees y me votas). Por otro lado mi disposición a gastar neuronas con este tipo de películas es casi nula así que ¿para qué engañarnos? malo roba, bueno persigue, rescata, salva y castiga malo. Lo demás está de más y son tonterías pretenciosas para tratar de darle a la cinta una trascendencia que nadie a pedido ni nadie espera.

Por lo demás no defrauda. Planos de cámara imposibles, tecnología fantástica, persecuciones a 6000 ktms/h, rusos con cuernos, hackers que acceden al Pentágono mirando fijamente una estantería de libros, macizas que saben más que el hijo de Stephen Hawkings y Eduard Punset, vamos, lo habitual del género…
Magnet (Muy buena calidad)


God Bless America.
Humor, crítica. Buena.
Comedia ácida de humor negro acerca de un tipo contempla como la sociedad en la que vive se ha ido convirtiendo en algo despreciable, grotesco y decide hacer eso que los yanquis hacen tan bien: ponerles una demanda matarlos a todos.
La película está entretenida y aunque es gratuitamente salvaje en muchos momentos te tienes que reír de puro disparate. Tiene un par de problemas y una sorprendente ventaja.
El director es un showman de la televisión yanqui muy crítico con la ultraderecha del Tea Party y la basura televisiva en general (imagino algo a lo A.Buenafuente), por esto mismo su película y su crítica está centrada, excesivamente centrada, en el mundo televisivo, se añora algo del exterior, un poco más de mundo real. Cinematográficamente hablando está floja (el protagonista, nunca parece lo suficientemente desesperado como para salir y comprarse un perro sin pedigrí, no te digo ya matar a alguien). Ahora bien, hay un choque brutal entre la película y el mundo real cuando esta terminada, apagas el vídeo y vuelves a la programación habitual. De repente, ese segundo en que tardas en reaccionar y darte cuenta de que, no, la película se acabó, lo que ves es el mundo real… es brutal!. De forma inesperada la película gana un montón de puntos.
Obviamente con subtítulos.

MagnetSubtitulos