El lentisco (Pistacia lentiscus) es sin duda una de las joyas de la corona, en general de la flora mediterranea, pero muy especialmente de la jardinería mediterranea.

HojasHojas

El lentisco es atractivo, tiene un verde intenso con nerviaciones rojas muy bonitas, frondoso, perenne, tiene un gran porte, tolera bien la poda incluso la toparia (recorte con formas), no es tóxico, no alcanza gran altura (2-3 mts) produce frutos comestibles para la aves y que resultan extremadamente decorativos durante su maduración, pero sobre todo es extremadamente resistente a la sequía y la insolación.
Por todo esto es una especie ideal para delimitar parcelas (perfectamente opaca) y como reclamo para atraer con sus bayas rojo-negras a las aves insectívoras a nuestro terreno.

Flores masculinasFlores masculinas


En Cartagena el Pistacia lentiscus es común y abundante y es dificil de confundir con su primo Pistacia terebinthus,mucho más raro y solo presente escasos rincones más frescos y húmedos de la sierra litoral. A diferencia del Lentisco, P. terebinthus sí pierde la hoja en invierno.

FrutosFrutos

Los lentiscos son dioicos, es decir: hay pies machos y pies hembras. Esto normalmente carece de interés excepto en el caso de que tengamos intención de cultivar pistachos (Pistacia vera), el tercer “lentisco” y probablemente el más sabroso y conocido de todos.

Lentisco en la Rambla del CañarLentisco en la Rambla del Cañar

Los pistachos son, como el lentisco, especies genuinamente mediterráneas, cultivados y muy consumidos en toda la vertiente sur de Europa, norte de África y Oriente Medio. Con diferencia el principal productor de pistachos de esta zona es Iran y uno de sus principales consumidores Israel, y tanto es así que EEUU llegó acusar al estado hebreo de financiar el desarrollo nuclear de Iran a cuenta de las cantidades industriales con los que los primeros devoraban los pistachos de su archienemigo.

Nota: El lentisco de la última fotografía, está ubicado en la rambla del Cañar, Cartagena, y dentro del catálogo de árboles monumentales que hablabamos el otro día y que podeis descargar en PDF desde aquí.