Con la llegada del frío muchos pajarillos en general, pero especialmente los insectívoros, se acercan a las viviendas en busca de calor y comida. Es estas fechas es una excelente ocasión para disponer algún comedero cerca de nuestras ventanas y atraer algunas de estas especies que el resto del año resultan mucho más invisibles.

     
  Curruca en el comedero III  
  Curruca en el comedero III  

Con el frío ademas de reducirse notablemente las poblaciones de insectos nos llegan aves del norte de Europa a pasar el invierno por estas latitudes por lo que muchas aves que son casi todo el año principalmente insectívoras se ven obligadas a cambiar/amplíar su dieta e incluir en el menú alimentos menos apreciados pero más abundantes, pasando ahora a devorar gran cantidad de frutas, flores, bayas, semillas, brotes, etc…. (hablamos de comederos para aves insectívoras cuando en realidad deberíamos referirnos a un comedero vegetariano). Dependiendo de la zona donde vivas estamos hablando de especies como lavanderas, colirrojos, petirrojos, currucas, mirlos, carboneros, herrerillos, tarabillas, etc…
A continuación os comento algunos detalles a la hora de montar un comedero de este tipo en vuestro balcón, patio, jardín, terraza…

Colirrojo tizón, hembraColirrojo tizón, hembra


El emplazamiento

El emplazamiento es fundamental en primera instancia en el momento de instalarlo, más tarde cuando las aves sepan reconocerlo podrás llevártelo gradualmente a donde te interese, las aves lo buscarán activamente y acudirán a él casi donde quiera que lo pongas, pero inicialmente deberías acercarlo tu a ellas.
No pongas el comedero donde y con la comida que quieras. Observa el lugar frecuentado por las aves que te interesan y acércales tu el comedero. Sitúalo con ramas cerca, que les cueste poco llegar hasta él y que vean lo que contiene el interior sin tener siquiera que tocarlo. El primer paso es lograr que las aves se posen en él y descubran que es una sorprendente despensa de alimentos.. que conviene visitar.
Preferiblemente en una zona tranquila donde ni personas ni animales los asusten y alejado del suelo. Asegúralo bien que no lo vuelque el viento, la lluvia o una aglomeración de aves (estorninos y mirlos son capaces de hacer temblar el comedero más resistente).

con semillas de Granadacon semillas de Granada


El comedero

El comedero en sí mismo, el plato de comida, puede ser cualquier cosa que no ponga en peligro la integridad física del ave que lo use, suficientemente discreto para no espantarlas y con capacidad para alojar el alimento si que este se desparrame fuera. Se suelen hacer de madera por la facilidad con que esta se trabaja, pero nada impide utilizar una vieja fuente de porcelana de cocina, una plancha metálica abombada, una maceta de plástico, un cuenco de barro…
Si en tu zona llueve mucho probablemente deberías practicar un desagüe en el fondo para que evacuar el agua y adaptarlo/prepararlo para colgar de un árbol, de la pared ó sobre un poste clavado en el suelo.
Sería ideal poder desmontarlo/montarlo con comodidad para su limpieza.

Suelo anti-excarvaduras

Ten en cuenta que algunas especies excarvan la comida de forma instintiva (gorriones y mirlos) por lo que pueden vaciar el comedero en un santiamén. Para evitar esto puedes usar un recipiente hondo, con una pared de al menos 3-4 ctms que dificulte que la comida salga despedida, pero el mejor sistema con diferencia para evitar las excarvaduras consiste en:
-instala una tela metálica de cuadros a 1-2 ctms del fondo. Basta con recortarla ligeramente más grande que el hueco y encajarla a presión. La comida permanece accesible en el fondo pero si el pájaro quiere excarvar el espacio entre huecos de la rejilla le impide sacudir la cabeza. En la webcam que tengo en la terraza se aprecia muy bien como queda y como funciona.


El alimento

Con la comida que utilices pasa lo mismo que con el comedero, inicialmente debes poner las cosas fáciles, debe usar alimentos que las aves ya conozcan. Al contrario de lo que mucha gente cree las aves no van por ahí picoteando todo lo que se encuentran. Por lo tanto descarta inicialmente los preparados comerciales, artificios para insectívoros como preparados caseros como bolas de manteca, etc… Estos alimentos solo atraerán a las aves que ya los conocen (si, por ejemplo, tu vecino ya los está usando), funcionan perfectamente pero requieren su tiempo “enseñar” al ave para sepa reconocerlo como algo rico de comer.
Empieza con frutas y bayas de parques y jardines que las aves ya estén consumiendo. De nuevo te toca observarlas.
Si se alimentan de forma natural con bayas del espino negro, del espino de fuego, higos, nísperos, granadas, … ponles de esto mismo en el comedero junto con el preparado artificial. De forma accidental o deliberada las aves probarán el alimento preparado hasta descubrir que eso también está bueno y gradualmente podrás ir reemplazando la fruta de temporada por preparados comerciales ó caseros más fáciles de guardar en el frigorífico.

Pista 1: Una buena táctica consiste en poner frutos y bayas que se hayan agotado en el ambiente habitual, bien por que se pasó la temporada ó bien porque las podas del jardín han acabado con ellos prematuramente. Recolecta tu mismo y guarda en la nevera para sacarlas cuando te interese.

Pista 2: La parte más complicada es el inicio. Tienes que conseguir que algún ave “rompa el hielo” y estrene el comedero, una vez hecho eso ya tienes resultas el 90% de las dificultades. Como las aves funcionan en buena medida por imitación enseguida irán acercándose “a ver que es lo que come este“.
Sabiendo esto suele funcionar bastante bien acercar al comedero algún ave enjaulada doméstica que despierte la curiosidad (tipo canario ó periquito) pero incluso señuelos/imitaciones artificiales de aves pueden dar buen resultado. Hay figuritas decorativas de tal parecido con petirrojos que si se ponen cerca del comedero atraerán a otras aves curiosas. Si el arranque inicial del comedero se “atasca” puede ser una buena ayuda.

Vídeos:
Petirrojos y carboneros en el comedero
Mirlo haciendo de las suyas
Lavandera blanca anillada