Llevaba tiempo maquinando grabar la costa de Boletes desde arriba, desde más arriba, desde más arriba de El Cabezo de las Estancias (el más alto de la izquierda en esta foto) el problema es que las condiciones para volar un drone y tomar alguna secuencia digna allí arriba son bastante complicadas.
Como se aprecia al principio del vídeo cuando uno se “asoma” a este balcón al mar el viento suele ser perenne y tirando a fuerte-muy fuerte. Sí, se puede volar un drone con ese viento y mucho más, pero una cosa es volarlo y otra sacar secuencias de vídeos que no queden inutilizadas por la estabilización posterior, para esto el viento es el peor enemigo. Para colmo la zona además suele cubrirse de repente de nubes bajas con mucha facilidad y rapidez en la que a poco que te descuides tienes que salir de allí a cuatro patas palpando el suelo.

Pero no, la cosa fue sorprendentemente bien, buenas condiciones de viento suave que duraron lo justo para poder grabar algunas secuencias, disfrutar del paisaje, postear alguna imagen y volar un rato el aparato. En seguida, como venía contando, entraron nubes bajas del mar que cubrieron la cima. Ya volviendo de recogida aprovechamos para volar con las últimas baterías y hacer algún vídeo “entre nubes“.


Los planos que buscaba son los fragmentos primeros grabados todavía con sol pero incluyo en el vídeo también los últimos que grabamos de nubes sobre el paraje de Las Hoyas que conforma la cabecera de El Barranco de La Muela y El Barranco de El Morteral, el único en que gracias a este viento y estas nubes, es posible encontrar una fuente de agua incluso en lo más duro del verano (aunque incluso en años buenos también el Barranco de la Pistolera forma alguna fuente).