Pues sí, el otro día comentaba que nos habíamos escapado unos días de viaje por Cataluña en un “modo turístico” completamente nuevo para nosotros, y así a sido, nos hemos pasado 9 días visitando el norte de los Països Catalans en una autocaravana alquilada online en Girona.
La experiencia ha sido estupenda, repetiremos seguro, en según que circunstancias y tipos de viaje es una alternativa muy a tener en cuenta.

Bucólico y pastoril paisaje PirenaicoBucólico y pastoril paisaje Pirenaico

Personalmente era (y sigo siendo) algo reacio a este modo de turismo. Mi experiencia con las autocaravanas se limitaba a contemplar con rabia como se amontonan estos vehículos en los solares y ramblas de La Azohía hasta montar mini-pueblos que colapsan cualquier espacio público que carezca de algún tipo de restricción específica.
Por otro lado las ocasiones en que hemos hecho viajes-de-coche las posibilidades de acabar hastiado de tantas horas y kilómetros de conducción son enormes. Cuando tienes el desplazamiento fácil y muchas cosas que ver es terriblemente tentador pasarte la semana yendo de un lado a otro sin descanso, queriendo verlo todo y sin estar en ninguna parte. Todo está a sólo 60 kmts, todo está a menos de una hora. Al acabar el viaje llegas a casa muerto con 3000 kmts. a cuestas y sin saber muy bien donde has estado. No, personalmente prefiero desplazarme a algún sitio, dejar el 90% sin visitar pero disfrutando 24h al día del otro 10% y no haciendo más kilómetros que los que hay entre mi casa y ese sitio.
Según esto el peligro de la autocaravana es evidente: pasarte viaje dentro de un vehículo que está disfrutando del lugar más que el conductor.

Bosque de HayasBosque de Hayas

Afortunadamente superamos la tentación y nos limitamos a visitar tres sitios donde pasábamos 2-3 días: PN de Cab de Creus, el PN de la zona volcánica de La Garrotxa y PedraForca en PN Cadí-Moixeró. Teníamos también en la lista de tareas la zona de Caldas de Boí-Aigües Tortes y el Montseny, pero como ambos a los conocíamos de visitas anteriores quedaron para la siguiente.

Por aquí podéis ver algunas fotos


Dentro de la autocaravana: las ventajas

La experiencia: estupenda. La verdad es que estos vehículos están muy equipados y resulta extremadamente cómodo llegar de una excursión e instalarte en una “tienda de campaña” con agua corriente, ducha caliente, fregadero, frigorífico (gas y eléctrico), cama amplísima, salón comedor con sofá, calefacción, aseo completo, extractor de humos, luces, armarios y baúles, cargadores de baterías (teléfono y cámara).
Por supuesto hay modelos y tamaños de autocaravanas para llenar un libro, el modelo que nosotros alquilamos denominado “Capuchina” la alquilamos por 77€/día y se supone que es un modelo cuatro plazas, pero no: cuatro plazas siempre y cuando dos sean niños. Cuatro adultos pueden dormir pero convivir requiere un poco más de espacio.

Fotos publicitarias

La caravana dispone de un depósito de agua-potable-pero-poco (debe rondar los 40/50 litros) y dos depósitos separados de aguas negras (water químico) y grises (fregadero y ducha). Haciendo uso restringido del agua tuvimos que repostar agua cada 3-4 días, momento que aprovechábamos para vaciar los depósitos de aguas sucias. Se supone (nos dijeron) que esto se hace en las gasolineras, pero es falso. De las 8/10 estaciones de servicio en que preguntamos ninguna tenía desagües de aguas sucias y en 6/7 ni sabían de que les estaba hablando (parecía un indio señalándoles la caravana-el-suelo-el-agua-pipí!! me mandaban a la estantería de filtros/aceites a buscar ese “desagüe de evacuación de aguas negras”). Los únicos sitios en que pudimos evacuar las aguas sucias fueron espacios públicos que algunos pueblos y municipios ofrecen de forma gratuita en su entorno (normalmente a las afueras del pueblo, cerca de un rio, o cerca del mar… sí, no quise preguntar que tratamiento recibía este agua). El problema es que por más que busqué un “mapa de España de zonas de evacuación” no logré encontrar nada, así es que cuando en algún desplazamiento nos cruzábamos sin querer con el cartelito de marras aprovechábamos aunque no hiciera urgencia.

Dentro de la autocaravana todo son comodidades. Únicamente hay que tener algunas precauciones:
– Al aparcar mantener el vehículo dejarlo bien nivelado. De lo contrario los desagües de la ducha o el fregadero no serán capaces de recoger el agua.
– Recoge/ata/asegura bien todo lo que se desplace/mueva/caiga antes de su sitio antes de ponerte a circular por carretera. Recuerda: el frigorífico lleva un pestillo para evitar que se abra a la primera curva que tomes en Cab de Creus.

También, al disponer de frigorífico resulta muy cómodo y barato todo lo referente a portar comida. Podemos llevar desde casa toda la comida para los 9 días y no tener necesidad de auto-abastecerse más allá del pan y alguna otra cosa. De hecho no comimos nunca fuera excepto cuando estuvimos en Sort, y más por socializar que por necesidad.


Fuera de la autocaravana: los inconvenientes

La parte más peliaguda/crítica de esto mundo de las autocaravanas está en la parte de exterior del vehículo. ¿Donde aparcar y como hacerlo para: A)No participar del dominguerismo de masas B) No convertirse en pirata-asalta-caminos que mete el coche donde no debiera.

Pedraforca dispone de un parking con vistas privilegiadasPedraforca dispone de un parking con vistas privilegiadas

Al menos en Cataluña este asunto está claro:todo está dirigido a que aparques en zonas de pago habilitadas para ello y/o campings. Hay infinidad de carteles que por aquí desconocemos (pero que no tardarán en popularizarse, seguro) censurando el paso, el parking o la pernocta, etc… Multitud de pueblos se presentan junto a un cartel específico de “Prohibido autocaravanas“, multitud de masías y caminos privados advierten constantemente sobre la imposibilidad de pasar noche por allí. El problema es que estas zonas de pago parecen más interesadas en desanimar al caravanero a que desista de su empeño y acabe en el camping que realmente ofrecer una alternativa o servicio público. Un ejemplo: Pasamos un par de días en la Fageda d`en Jordá, un bonito hayedo en la Garrotxa. Lo hicimos su aparcamiento público, básicamente una pradera de césped con un aseo y un grifo. En las fechas en que estuvimos está abierto y es gratuito, pero desde el 1/Junio cobran 10€ por permanecer entre las 21h y las 9h más otros 4-5€ por permanecer durante las horas centrales del día, habida cuenta del servicio (ausencia de desagües, grifos, enchufes ó vigilancia) parece algo desproporcionado.

Si uno se aleja de los núcleos urbanos y zonas turísticas y hace un poco de gasto de cordura y buena educación se puede pernoctar sin problemas. En los 9 días no tuvimos ningún problema, nos alejamos (en la medida de los posible) de las aglomeraciones, pernoctamos en aparcamientos públicos y en caminos sin tránsito sin más complicación, repostamos agua en gasolineras y evacuamos aguas en los desagües públicos dedicados a esto, no nos llamaron nunca la atención y no infringimos ninguna norma ( al que sepamos :D ).
En general se suele diferenciar entre “parar el coche al atardecer y pasar la noche” (algo más o menos tolerado y también difícil de evitar) a “parar la caravana, montar las mesas exteriores, montar el toldo, tender la ropa, soltar al perro y apropiarse de un espacio público porque yo lo valgo

Frente al Toscal de CapFrente al Toscal de Cap

En definitiva es una alternativa interesante y a tener muy en cuenta cuando lo que pretendemos en visitar varios puntos de una región separados por decenas de kilómetros. Muy interesante para parejas solteras o con críos pequeños (aunque claro, también hay caravanas gigantescas para 4 adultos). Si se cuenta que en el mismo precio se incluye el alojamiento y kilometraje es un precio que compite con ventaja frente al “alquiler de casa rural con desplazamientos en coche a los puntos de interés”.
Normalmente las autocaravanas se alquilan con una limitación de 100kmts/día. Es decir en 9 días de alquiler podíamos hacer un máximo de 900 kmts. Creo que nos sobraron 200/300 kilómetros. Si sois mucho más viajeros kilometraje extra ó viajes al extranjero son negociables.
La caravana se entrega con los depósitos de agua y gasolina llenos, y así se debe devolver. En el momento de coger las llaves se entrega además una fianza (1000€ en nuestro caso) que se recupera a la devolución de llaves. Las baterías eléctricas y bombonas de butano se entregan también llenas y su gasto corre a cuenta del propietario.
Con respecto al vehículo hay que tener en cuenta que son vehículos anchos y pesados, que consumen bastante más que un turismo y que (dependiendo del modelo) van justitos de fuerza. Cuestas muy pronunciadas les cuesta subirlas. No valen para hacer la cabra por el monte.