Martes, 6 de septiembre de 2016 (Hace más de 2 semanas)

Un par de casas más abajo en la acera de donde vivo actualmente hay un chalet, hoy cerrado y vacío. Ya hace cuatro o cinco años que murieron los vecinos, primero él y luego ella (en poco más de un mes perdió la cabeza).

Cuando eramos críos, con 10-11 años recuerdo jugar en la obra de construcción de su casa-chalet. Recuerdo concretamente pasarnos un fin de semana saltando desde el primer piso hasta un montón de arena que los albañiles habían dejado perfectamente amontonado y centrado en el jardín.
Era habitual, por las tardes colarnos y pasarnos horas olisqueando con al emoción de andar ilegalmente por una casa que no era nuestra, lo que algún día sería la cocina, el baño, la terraza…luego tomábamos impulso corriendo y saltábamos desde el primer piso (todavía no tenía paredes) hasta el montón de arena del jardín… y otra vez para arriba, y otra vez a saltar… un auténtico subidón de adrenalina esos 2-3 metros.

La sorpresa vino el lunes. Supongo que sería verano porque recuerdo ver a los albañiles llegar por la mañana al montón ahora bastante más esparcido por el suelo y con los legones excavar para sacar de entre la arena un puñado de clavillas de acero, de esas de color negro con estrías que se usan para los encofrados. Para que no se las robásemos las habían escondido entre la arena. Y vaya, les funcionó, allí seguían.
Recuerdo que ya entonces con 10 u 11 años nos asustamos. Nos miramos y vimos la tremenda hostia que nos podíamos haber dado cayendo sobre uno de esos hierros, de la que nos habíamos escapado. Lo revivo años después y todavía me dan escalofríos de pensarlo. En la vida se me ocurriría ahora saltar hoy a un montón de arena sin haberlo examinado varias veces a conciencia.

Hoy cumplo 49 años (sí, casi ná) y creo que ese montón de arena es una buena metáfora de lo que es “hacerse viejo“.

Lunes, 29 de agosto de 2016 (Hace más de 2 semanas)

En televisión solo recuerdo haber seguido de forma activa la serie de Doctor en Alaska y recientemente House, y es todo mérito de la televisión: horarios criminales, cortes publicitarios insufribles y (sobretodo) reposiciones una y otra vez de temporadas antiguas.
En cambio ahora gracias a la descargas piratas nos hemos aficionado a seguir algunas con las que hemos descubierto algunas joyas y otras no tanto. Estas son algunas.

Juego de Tronos, Ficción, intriga
Mala y aburrida.

Empiezo por la serie probablemente más famosa y solo igualada en histeria social por StarWars. Decir que es un pimiento insufrible quizás resulte excesivo para todo el trabajo de tantos profesionales que hay ahí metidos, pero sinceramente, no la aguantamos y mira que le pusimos ganas. Tanto hablar de ella y tanta recomendación nos hizo claudicar… vamos a ver de lo que habla todo el mundo. Y me bajé las dos primeras temporadas, nos las pusimos desde el principio… y al 4º ó 5º episodio aquello era inaguantable.
Me disculpen los fans y los chavistas, pero no encuentro la diferencia entre un culebrón venezolano y esta serie excepto la época en que está ambientada. Vaya coñazo gente y nombres desfilando, de tramas y complots por todas partes, de primos, cuñados e hijos putativos…
Serie en curso. Siete temporadas, en curso.

Descargas

Daredevil, Jessica Jones. Fición, aventura.

Entretenida.
Esta en realidad son dos series, Daredevil (tipo ciego que pelea) y Jessica Jones (tipa no-ciega que pelea), dos personajes fantásticos del universo cómic de Marvel, superhéroes de segunda división, sin grandes poderes, sin grandes enemigos, sin grandes misiones más allá de barrio chino de su pueblo.
Las dos series están realizadas y producidas por los mismos, en la misma ficticia ciudad, incluso por los mismos actores y cuyas historias se entrecruzan (y parece que en un futuro lo harán además en forma de nueva serie). Sigue leyendo…

Lunes, 25 de abril de 2016

Comparto este texto con Vds. (la izquierda magufa y los escépticos de derechas) y así de alguna manera lo hago mio sobre un tema en que en muchas ocasiones he pensado en escribir sin hacerlo.

El texto original está aquí y lo firma Darwin Palermo. Léanlo es muy recomendable:

Conozco a algunas personas convencidas de las bondades de la homeopatía, la eficacia del Reiki y la inutilidad de las vacunas. A unas pocas las considero inteligentes y sensatas y aprecio sus opiniones en terrenos alejados de la tecnociencia. A otras… dejémoslo en que no. En cualquier caso, tengo por norma no discutir nunca sobre las pseudociencias con sus partidarios. La mayor parte de los cambios de opinión en este terreno son el resultado de experiencias personales, no de argumentaciones convincentes. Cuando un tratamiento alternativo convierte una enfermedad generalmente inocua en una patología potencialmente mortal, uno se vuelve más receptivo a los protocolos clínicos y a su fundamentación científica.

Los partidarios de los saberes alternativos sobrestiman el disenso en las ciencias, infravaloran el saber acumulado y sienten una gran aversión a la incertidumbre. No obstante, intento mostrarme respetuoso con las elecciones personales autodestructivas, estén o no basadas en el autoengaño. Lo digo sin mucha ironía. No creo que tengamos ninguna obligación de optar por una vida sana, prolongada, razonable y poco dolorosa. En general, los partidarios de la aromaterapia me resultan menos molestos que los adictos al crack, por no hablar de los aficionados a los coches de gran cilindrada. Que los defensores de las “hipótesis disidentes” del VIH puedan difundir sus doctrinas mientras los traficantes de heroína se pudren en la cárcel saca a la luz un inquietante grado de incoherencia en nuestra legislación. Pero ese es otro asunto.

Sigue leyendo…

Sábado, 30 de enero de 2016

Durante más de 30 años EEUU y Europa a dictado de Estados Unidos han sometido a Cuba a un aislamiento económico y comercial sin comparación en el resto de la historia. Esto ha provocado una evidente escasez de recursos básicos y con ello un cambio en el comportamiento e incluso en la manera de entender los utensilios más cotidianos. Obsolescencia programada es a Cuba lo que respeto es a EEUU.

Ernesto Oroza es un cubano que ha investigado toda esta cultura cubana del reciclaje y la reutilización y que el ha bautizado como Desobediencia tecnológica. Aunque se le presenta como artista y diseñador creo que sería infinitamente más correcto referirse a él como hacker, en el sentido estricto del término:
Es como un animal que está encerrado sin comida, entonces es capaz de saltar cualquier barrera y de esa manera rompe y se libera de todos esos los límites estéticos, legales y económicos, y esa liberación es una liberación moral“.

Viernes, 15 de enero de 2016

En los años 80, cuando empecé a salir con Merche, yo llevaba el pelo largo y ella corto. Los críos se nos reían en la cara por eso, porque yo parecía una cría y ella un crío, decían. Los otros, los que no eran tan críos, los adultos con confianza o sin ella se la pasaban dándome consejos que por supuesto nadie les había pedido: cortate el pelo y verás que es mucho más cómodo, si quieres encontrar trabajo te vas a tener que pelar, llevalo como quieras pero lávatelo a menudo, recógetelo que no se te meta en la cara,…
Han pasado treinta años y esta audacia conceptual, ese malabarismo verbal, esa ideología de vanguardista ha quedado relegada al Congreso de los diputados y a las editoriales de la prensa más renovadora.

Pero, ¿se imagina ustedes la que se habría montado si mi tocayo Alberto Rodríguez al entrar al Congreso se quedase mirando a Celia Villalobos y le dijese: “Si tu quieres llevar un gato muerto en la cabeza me parece muy bien, pero duchate que no cojas piojos!!“?.
Sí, alguno nos llevaríamos dos días partiendo de la risa (tocayo!! esta no te la perdonaré jamás!!). Pero no es así, a algunos la educación nos puede y cuando los críos nos sueltan la gracieta o el chascarrillo de turno le devolvemos la mirada con una simpática sonrisa y seguimos a lo que importa. Celia Villalobos, como otros tantos que no salieron en prensa, no son de este palo educativo sino del palo que se siente en una superioridad moral que les permite andar dando consejos higiénico/estéticos a desconocidos por el simple hecho de encontrarse en el mismo anfiteatro que ellos. Es la prepotencia que la inmensa mayoría de nosotros, los comunes mortales, solo hemos conocido en los aquellos macarrillas del colegio de nuestro barrio y en los viejos amigos de nuestros padres cuando teníamos 8 años. Ya trató también Celia de hacerlo con Pablo Iglesias el día de puertas abiertas del Congreso cuando sin beberlo ni comerlo se plantó delante del líder de PODEMOS a darle consejos. La réplica parece que le gustó poco. Será la falta de costumbre.
Como para tratar de arreglar este nuevo episodio de chulería vacilona se descuelga después con un patético “eh!! no, si en mi familia también tenemos alguno con rastas“, como aquellos racistas a los que les florecían los amigos gitanos en los días señaladitos de Raimundo Amador. Celia, eres un poema de temporá, de la temporada pasada concretamente.

Miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ay! no puedo parar de reirme viendo estos vídeos. Buenísimo.
El Armonizador (harmonizator) es un ingenio del guitarrista Publio Delgado que con ayuda de su guitarra sintetiza sonidos y voces de vídeos en Youtube. Algo así como “musicalizar” sonidos corrientes y gente hablando.
El resultado es realmente tronchante. Que mejor modo para despedir este año 2015.

Les ponga algunos vídeos que seguro que ya conoce convenientemente “armonizados”
Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons