Hoy he recordado como elaborar dos de mis juegos tradicionales preferidos, quicir, de cuando tenía yo 6 ó 7 años, o por ahí. Uno es la “carioca” y otro el “paracaidas”.
Como juegos tradicionales que son no necesitas gastarte un duro, bueno, prácticamente, y el éxito está garantizado.
En verano se trata de aprovechar el tiempo. Una buena idea es apuntar todos los juegos y actividades que puedes hacer con tus hijos para que ellos las lean. Si no saben, como es el caso de mis hijos, se los lees tú, y luego ellos mismos te demandarán las actividades a realizar (qué memoria tienen los jodíos).

CARIOCA

Necesitas un calcetín viejo (o dos si está realmente viejo), tiras de colores (de tela o plástico: 5 o 6 de unos 2 palmos de largo), grava o arena y una cuerda (tipo hilo bramante, cáñamo…).
Dentro del calcetín metemos la grava o arena, cerramos con la cuerda y cortamos lo que sobra del calcetín. Ahora debemos atarle fuertemente las tiras de colores procurando que quede un trozo de cuerda libre, como de dos palmos. De este extremos agarraremos la carioca para darle vueltas y lanzarla al aire. Es un buen ejercicio de coordinación.

PARACAIDAS

Necesitas una bolsa de plástico, hilo de lana y un poco de cinta adhesiva (la cinta de carrocero viene muy bien). Un muñeco que haga de paracaidista (habrá que probar unos cuantos hasta dar con el que pese lo adecuado).
Cogemos la bolsa y hacemos una especie cono con uno de sus laterales (evitando las “costuras”). Al cortar debemos obtener un círculo lo más regular posible. Esta es la vela del paracaidas. Ahora cortamos 6 hilos de lana de las misma longitud (palmo y medio, aprox.). Con la vela extendida pegamos los hilos en su circunferencia con ayuda de un trocito de cinta adhesiva, intentando que queden a la misma distancia unos de otros. Los extremos que quedan libres los juntamos y nos aseguramos que la distancia de todos los hilos sea similar. Juntamos las puntas con cinta adhesiva y le pegamos el extremo la espalda de un muñeco.
Para lanzarlo debemos intentar que la vela se abra, tras el lanzamiento, al descender y no al subir. Para ello cerraremos la vela del paracaidas como en un cono (tal y como la dispusimos al cortarla) y colocaremos este “churro” de plástico en las espalda del muñeco. Ya está listo para lanzarlo (y si no, prueba otros sistemas, que no es tan complicado).
Con este juego es fácil introducir conceptos básicos de física (resistencia del aire, peso…) de modo inductivo.Nerea y Miguel lanzando paracaidas