Esta es mi Cuca (Cuculus cannorus) (al Cuco ya os lo presenté). Son aves migradores y esta de la foto llegó hace poco más de dos semanas de sus cuarteles de invierno. Desde hace 6-7 no paran de cantar. Durante el día suelen cantar dentro del ramaje de un árbol grande, pero al atardecer, ya casi de noche, recorren el territorio cantando en vueloCucaSon aves parásitas que expolian los nidos de otros insectívoros menores en los que depositan sus huevos, hecho que comparten con esta otra ave mucho más desconocida, el Críalo (Clamator glandarius), pero este último con una particularidad: los Críalos están especializados en parasitar únicamente a las Urracas (Pica pica). Es decir, solo habrá Críalos donde haya Urracas
CríaloPero además ambas especies comparten otro aspecto gastronómico: son las dos más grandes predadoras de una de las peores plagas forestales, la Procesionaria del Pino. Pocas especies devoran tantas orugas de Procesionaria como los Críalos y los Cucos porque pocas especies tienen estomago capaz de soportar las toxinas irritantes con las estas orugas defienden su cuerpo. Ni siquiera los estómagos de los polluelos de Críalos y Cucos están preparados para soportar una dieta de Procesionaria, lo que muy probablemente ha llevado a estas especies a optar por un método de reproducción tan particular: que los crie otro que yo tengo orugas que comer!

Nota: si os fijáis en la foto del Críalo, estaba atacando y comiendo una “bola” de Procesionarias situada justo al final de su cola.