Bueno, por fin se acabó la odisea viajera. Después de casi 2 y medio de aviones y aeropuertos, ayer lunes por la tarde llegué a Puerto Baquerizo Moreno en San Cristobal donde me esperaba todo el resto del personal recuperándose todavía de la semana de buceo en las islas.

Martillos en isla de Wolf

La primera impresión después de cruzar la isla de Sta Cruz en un bus, comer en Ayora y navegar dos interminables horas en lancha rápida es lo sorprendementemente tranquilo que está esto. Apenas se ven turistas. Casi diría que son raros. El avión venía hasta arriba de yanquis y no habíamos terminado de pasar los chequeos de entrada a la isla cuando estaba aterrizando el segundo avión. Sinembargo después de restar los grupos con sus correspondientes operadores, los que vamos “por libre” en el cochanbroso-cacharro-bus eramos dos israelitas, yo y los naturales de las islas.
Ayora y Puerto Baquerizo extraordinariamente vacios. Genial.
Paseo marítimo P. Baquerizo

Lo poco que he podido ver de P.Baquerizo es que las playas están llenos de lobos marinos criando: hay que andar con cuidado que las mamas-focas ladrán!. Vamos a la lobería y a las playa de las Tijeretas (rabihorcados).