Llevo un par de meses siguiendo de forma intensiva a un pareja de gatos monteses (Felis silvestris) por la Srra. de La Muela que poco a poco van dejando que me acerque a fotografiarlos/filmarlos, en breve espero preparar un vídeo decente de estos hermosos bichos.
Los conozco desde hace tiempo el problema es que las rutas que tienen son tan extensas que pasan por la misma ubicación cada (nada más y nada menos) 20/25 días, como os podéis imaginar esto hace lentísimo cualquier tipo de acercamiento, casi un mes hasta la siguiente visita. Así que opté por seguirles el rastro para “dibujar” la senda que siguen. A estas alturas salvo un par de puntos en los que “desaparecen” y no se donde se meten durante 4-5 días, podría dibujar con bastante precisión su área de campeo mensual.Montes en una rambla de baladres

Se trata de una pareja, macho y hembra, que parece bien avenida pero no tanto como para dejarse ver junta. Ambos siguen la misma ruta con una periodicidad parecida: primero la hembra y dos/tres días después el macho.
Por la corpulencia se puede distinguir al macho de la hembra, pero es que además veréis que en los vídeos uno de ellos luce una extraña “joroba” en mitad del lomo. Esa es la hembra. Le apareció semejante bulto hacia finales del verano y aunque se le ha reducido bastante todavía resulta muy llamativo y visible. Comentándolo con veterinarios suponemos alguna herida enquistada, algún mordisco o espina de arbusto. No parece grave.
Huellas en la laguena

La verdad es que seguir la pista de gatos monteses por sus rastros extremadamente difícil. Apenas dejan huellas (habría que ver si porque el animal no quiere o porque no hay charcos donde dejarlas! :D), los excrementos a duras penas son distinguibles con fiabilidad suficiente como para afirmar con rotundidad de que son de gato montés y no de zorro, gato doméstico o incluso perro asilvestrado.
Sin lugar a dudas, si no fuese por las cámaras de trampeo siquiera la existencia de gatos monteses sería discutible.
En el siguiente vídeo podéis ver algunas de las últimas secuencias grabadas por varias de las cámaras de trampeo en los últimos meses. En los dos primeros planos se puede reconocer a la hembra (con su mini-joroba), el 3º y 4º plano aparece el macho, más corpulento y sin joroba.