De todos los mamíferos del ENP La Muela/Cabo Tiñoso, el gato montés (Felis silvestris) era, con diferencia, el que tenía apuntado como más inaccesible.
Sabía por donde se movía y sus rutinas, intenté acercarme varias veces y siempre terminé en fracaso, conseguía verlo, pero en cuanto encendía las luces el gato ponía marchas atrás y con mucha parsimonia se salía del encuadre. Además de ser muy poco abundantes son extremadamente esquivos y asociales (donde están los gatos con cierta frecuencia han desaparecido las ratas, los lirones y hasta los zorros).

En vista del panorama me dispuse a fotografiarlos, si no puedo grabarlos en vídeo, al menos me llevo un recuerdo en forma de foto. Y esta vez acompañó la suerte.Gato montés IV

En la foto se aprecia claramente la “joroba” que os comentaba en el apunte anterior y que desde el verano viene arrastrando la hembra

Estuvo un par de días por la zona en la que pude hacerle algunas fotos más, pero siempre muy esquiva y huidiza. Pero tres días más tarde desapareció y dejó sitio al macho (al que imagino es su pareja, más que nada porque no hay más gatos) y el comportamiento de este no tiene comparación.Gato montés III

Increíblemente más tranquilo se dejó fotografiar y aguantó estoico los flashazos en mitad de la noche.
Gato montés II
Así es que me animé a volver a intentar grabarlos en vídeo, y esta vez si se dejaron.
Las secuencias de vídeo están grabadas con dos cámaras simultáneas y a lo largo de casi tres semanas. Como siempre todo en el ENP de La Muela/Cabo Tiñoso con animales salvajes en su entorno natural, no amansados o viviendo en espacios confinados de semilibertad (eufemismo de jaulón grande) y hasta la última vez que los vi, hace 4 días, allí seguían haciendo sus cosas de gatos.