Es conocida el gusto por mordisquear casi todo lo que tienen a su alcance las Garduñas (Martes foina), no es el primer percance que tengo con ellas y mi equipo de fotografía. Así me encontré un paquete de pilas extra que le puse a una de mis cámaras instalada por cabo Tiñoso, con el cable partido en cuatro partes y destrozado a mordiscos en toda su extensión.

Restos

Afortunadamente no fue a más, y la cámara, aunque torcida por el tirón para sacar el cable había podido grabar a la culpable. Lo desentierra, lo arranca de la cámara, lo parte en trozos y se mea encima. El divertimento de las Garduñas.