domingo, 5 de noviembre de 2017

Con las últimas grabaciones he podido conseguir ya unas imágenes suficientemente nítidas como para hacerles el “DNI” a los gatos monteses.
Anteriormente ya los podía reconocer por otros caracteres. El macho además de más grande y corpulento tiene algún problema en la mandíbula – algo hundida – en algunas secuencias es muy evidente y un minúsculo estrabismo que provoca que cuando mire de frente a la cámara parezca muy sutilmente bizco. La hembra además de más pequeña, grácil y estilizada tenía hasta principios de año un bulto considerable en el lomo que sospechamos se trataba de alguna herida infectada, quiste ó similar. Hacia el verano le desapareció y ha vuelto a la normalidad.

Recientemente he podido grabarlos en vídeo de nuevo (en breve pondré alguna secuencia) y a una distancia corta y con buena luz, visionando fotograma a fotograma se aprecian patrones en el camuflaje de los costados que permite identificarlos individualmente.
Sospechaba que estas diferencia de patrón debían existir pero son cambios de tonalidad que requieren una imagen bien iluminada y nítida. En contadas ocasiones una cámara de fototrampeo va a dar una imagen suficientemente buena, pero no es imposible, sólo difícil.

Patron de gato hembra (arriba) y macho (abajo)Patron de gato hembra (arriba) y macho (abajo)

Las dos fotos de arriba son de la hembra. Veréis tiene las menos manchas y en el centro del costado, abajo, como tres dedos muy sutiles, una raya un punto arriba. Las doss de abajo son del macho, con muchas más manchas, más oscuras y una gran T mayúscula arriba.
Por lo pronto ya están fichados. Ahora será mucho más fácil saber como y por donde se mueven y distinguirlos del tercer gato que acaba de aparecer por el otro extremo de la sierra, y que muy probablemente sea hijo estos. Ahora falta ponerles nombre. :)

domingo, 15 de octubre de 2017

La costa de Boletes ha sido tradicionalmente el alma mater de toda la Sierra de La Muela, el destino y zona de paso obligada de cualquier excursión que se adentrase en La Muela.
Es una zona muy árida, agreste, el punto más alejado de cualquier núcleo urbano y zona en la que es muy recomendable moverse con cuidado e inteligencia en las proximidades del verano (hay al menos tres puntos de agua – microcharcos de apenas 3ctms de profundidad- escondidos por la zona pero conviene no recurrir a ellos más que en casos de extrema necesidad).

El área la preside “el cuartel de Boletes“, un antiguo acuartelamiento de la Guardia Civil en el que recuerdo que en nuestras primeras visitas nos lo pasábamos rebuscando fichas policiales entre multitud de documentación allí abandonada. Durante los años siguientes fue un fantástico refugio de senderistas y casi el único lugar con sombra en los duros meses de verano, pero como suele ser habitual el vandalismo de unos pocos lo pagamos entre todos y el edificio fue tapiado y bloqueados todos sus accesos.
Fue restaurado hace unos años y hoy permanece cerrado sin uso.

La costa de Boletes propiamente dicha empieza en cala Aguilar, la playa más grande y popular y acaba en el Bolete Grande justo debajo El Cantalar. Hoy sigue siendo nuestro patio de recreo favorito y mi zona de fototrampeo.

viernes, 13 de octubre de 2017

Volando el drone por la costa de Boletes hace unos días me decidí a probar a hacer una foto panorámica a 360º, y no ha quedado mal del todo. Para muchos (entre los que me incluyo) es lo más cerca que vamos a estar de volar como un pájaro. La imagen tienen bastante buena resolución (a pesar de que Google la reduce bastante) y durante la secuencia el drone se estuvo lo suficientemente quieto como para que las fotografías casen sin apenas edición manual.

El drone está parado sobre la linea de costa a uno 200 mts de altura, desde donde podéis ver perfectamente Boletes (cuartel y Bolete chico y al fondo Bolete Grande), la morra de Los Garabitos y rambla del Morteral, y más cerca hacia el Este cala Aguilar (con las piraguas de PortusKayak casi omnipresentes) y collado de la Aguja con el reflecto de la Casa del Comandante en la cumbre (por detrás el camping naturista del El Portús) e isla de Las Palomas.

Como es habitual podéis moveros en la imagen pinchando y arrastrando y hacer zoom con la rueda del ratón.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Gracias por las felicitaciones y que pasen Vds. un buen día… que digo un día, la vida entera.

Camino a celebrarCamino a celebrar

sábado, 19 de agosto de 2017

Ahora que tantos se indignan con las fotos escabrosas de Barcelona es buen momento para enseñaros algunas de las últimas premiadas en el World Press Photo.

Olivier Laban-Mattei. Morgue, Haiti 2010.Olivier Laban-Mattei. Morgue, Haiti 2010.

No, no estoy reclamando publicar fotos truculentas ni dejar de hacerlo (haced lo que queráis, yo las voy a ocultar siempre), lo que estoy reclamando es igualdad en el trato, que un muerto valga lo mismo independientemente de donde esté hecha la foto. Si la foto de un niño destripado en Bangladesh merece un premio y es informativa también lo ha de ser la de un niño destripado en las ramblas de Barcelona, o acaso los de Bangladesh no tienen el mismo derecho a informarse de lo que pasa en Barcelona.

Por eso no puedo estar de acuerdo con JC Monedero. Si efectivamente, como el aduce (y tiene razón), publicar fotos de los muertos en un atentado es hacerles gratis la campaña publicitaria a ISIS, también le harán campaña a ISIS los Sirios muertos cruzando el Mediterráneo, no únicamente los catalanes muertos en las ramblas o los parisinos de una discoteca. Pero que la foto del pequeño Aylan sea información gráfica de denuncia social y política y la foto del pequeño Joaquín un morbo innecesario y contraproducente… pues me cuesta mucho no ver un clasismo racista.

No puedo evitar cierta sonrisa cínica de imaginar la exposición del World Press Photo de este año en las calles de Barcelona, llena a rebosar de gente aplaudiendo la calidad artística de la cara descompuesta por el dolor de ese padre sirio con su hijo en brazos.

Manu Brabo. Aleppo (Siria) 3/10/2012.Manu Brabo. Aleppo (Siria) 3/10/2012.

Será deformación de fotógrafo, no lo niego, pero desde que compré la primera cámara de fototrampeo y vi las primeras fotos que estaba con el “run-run” de probar a cambiarle la luz infrarroja y sacarla fuera del cuerpo de la cámara.
Hace unos meses me junté con un par de cámaras por casa y decidí probar a “hackear” dos de mis Acorn LTL 5210.

El hackeo dura apenas una hora, es muy sencillo y está al alcance de cualquiera con mínimas destrezas/conocimientos electrónicas. Unicamente es necesario un soldador de estaño, estaño, cinta aislante y un cable de 3 ó más “patas” (cable USB de un viejo ratón es ideal). Básicamente en lo que consiste es en desmontar la parrilla de leds de la cámara y volverlos a conectar a ella interponiendo un cable de 0.3/1.5 metros (a gusto del consumidor). Con ya esto podríamos alejar la fuente de luz del objetivo de la cámara y obtendríamos algunas muy buenas ventajas y algunos inconvenientes, tu decides si te compensa:

Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons