No solo de «charcos» vive El HierroNo solo de «charcos» vive El Hierro

Es justo que si alguien rectifica se le reconozca, esto es especialmente importante y justo si se pertenece a un grupo en el que pocos han rectificado. No, a pesar de la frase hecha, ni todos los políticos son iguales, ni todos los informáticos, ni todos los periodistas. Este es un otro ejemplo. Este es el estado actual quince días después de descubierto el pirateo de una de mis fotografías y que además tiene un final de cierta guasa y pitorreo.

Como comentaba me piratearon una fotografía (otra), es decir una serie de periódicos online publicaron sin mi autorización y sin pagar un duro esta fotografía de El Charco Azul, un sitio fabuloso de baño en la isla de El Hierro (Canarias).
Esto no es nada nuevo, muchas de mis fotografías han sido y son pirateadas con frecuencia, la mayor parte sin más relevancia que el uso indebido por quien se piensa que “lo que hay en internet es de todos”, la sorpresa venía esta vez porque lo hacían casi simultáneamente casi todos los grandes periódicos online de España. Me puse en contacto con ellos, por email primero, por Twitter después y por teléfono en algunos casos.

20minutos.es. El único caso “normal”. El mismo día o al día siguiente de escribirles se pusieron en contacto conmigo, acordamos una remuneración económica y esta se hizo efectiva a los pocos días. Asunto zanjado.

ELPAIS viajero. Conflicto a la vista. Unos días después de enviarles el email me llamaron por teléfono pero no pude atenderles. Les devolví la llamada y estuvimos hablando.
Me comentaron que la fotografía no la habían cogido ellos sino que “se las había pasadoESCAPADARURAL.COM una web que si bien yo tenía constancia que estaba usando indebidamente la fotografía había dejado deliberadamente de lado por considerarla “menor”. Acordamos que trataría directamente con ESCAPADARURAL.COM el asunto directamente. Como cuento más abajo el asunto no se resuelve con escapadarural.com y vuelvo a contactar con ELPAIS. En esta segunda conversación el ambiente por teléfono se agria bastante.
Inicialmente me dicen que no hay ningún problema en pagarme, pero … me acusan de ser un iluso por pretender cobrar la fotografía que han publicado y que resulta “sospechoso” que acuda a cobrarlas un año después de la publicación. Les hago ver que no he tenido intervención ninguna en la venta de dicha fotografía y por lo tanto no estoy en condiciones de cobrar algo que ignoro que se ha vendido hasta el momento en que por azar lo descubro en Google images. Ellos delegan la responsabilidad en ESCAPADARURAL.COM quien les “suministró” la foto (OJO! no hay venta/compra de foto sino que, siempre según ELPAIS, les fue cedida dentro de algo así como un “paquete de promoción“. Personalmente ignoraba por completo la existencia de esta “compartición” de material gráfico entre empresas y sin mediar beneficio económico). Les hago ver que a me importa poco como han conseguido la fotografía, que si ellos la publican ellos la pagan y que si alguien se las ha suministrado indebidamente es problema de ellos con sus suministradores no mía con sus suministradores.
El volumen de la discusión sube bastante hasta que cortésmente terminamos a gritos la conversación y derivamos mi caso a la responsable de pagos de ELPAIS quien se queda con mis datos para el pago. 10 días después sigo esperando cobrar.

CADENASER. A la chita callando. No contestan a email ni a los tweets enviados ni por teléfono. Hace unos días decidí pasarme por su web y descubrí que han cambiado la fotografía. Esta es una captura de pantalla de su página en el momento en que tenían publicada mi fotografía.

ABC. Poco, pero algo parece que se mueve. No contestan a emails, insisto a nuevas direcciones de email y empiezo a contactar con ellos vía Twitter. Al cabo de unos días responden a email disculpando el uso indebido de la fotografía. Intercambiamos algunos correos y acordamos pasar el pago de la fotografía al despacho correspondiente de ABC. A cuatro días después del último email sigo esperando que me pidan datos de facturación.

LAVANGUARDIA. Un bot al fondo del pasillo. No responden a email iniciales. No responden a emails posteriores a nuevas direcciones de correo. Vía Twitter y gracias a los retweets de algunos de mis contactos el tweet a LAVANGUARDIA tuvo cierto eco. Sin éxito. No dan señales de vida, no atienden vía Twitter ni responden emails. Los llamaré por teléfono.

ESCAPADARURAL.com. El morro cobra vida. Como comentaba arriba no estaban en mi lista inicial de “contactos a facturar“, pero en vista de que eran responsables (siempre según ELPAIS) de suministrar mis fotos a terceros clientes… además del uso propio que ellos hacen para su artículo, decidí contactar con ellos.
Lo primero que llama la atención es que, al contrario de toda las páginas del resto de la prensa, en ESCAPADARURAL no es posible obtener ningún email de contacto de sus páginas y esto sólo es posible a través de un formulario en su sección de contactos.
Al día siguiente me responden e intercambiamos una serie de emails.
Su argumento principal es que “hemos hecho todo bien, nos hemos atendido a la licencia CC y puesto que no cobramos el acceso a nuestros contenido no hay animo de lucro“. Este creencia errónea está muy extendida.
Les hago ver a) que una empresa, por definición, tiene como función principal lucrarse b) La publicidad tiene inserta en una página web tiene como función principal obtener un beneficio económico c) si una empresa no tienen intención de lucro con su actividad debe especificarlo en sus estatutos: “sin ánimo de lucro” (no conozco sus estatutos, pero apostaría por que esto no aparece) d) en ningún caso la licencia CC autoriza que distribuyas una fotografía a terceras personas/clientes, a que se cambien los créditos del autor de dicha fotografía, ni a que venderla, ni que se distribuya en paquetes de “promoción”.
Ellos pasan la pelota a ELPAIS “no se la hemos dado, ellos la han cogido“. Les comento el tema de la facturación a lo que responden que “si quieres la quitamos, pero en ningún caso vamos a pagarla” a lo que amablemente respondo “vale, quitadla y no volváis a publicar ninguna fotografía mía en el futuro.

Charco azul by MercheCharco azul by Merche

Bola extra, la parte graciosa del asunto. Horas después de solicitar a ESCAPADARURAL que quitase mi fotografía de sus páginas Merche recibió un email vía Flickr de ESCAPADARURAL solicitando permiso para usar una de sus fotografías … claro, del Charco Azul (sobre estas líneas).
Os podéis imaginar el pitorreo en casa (“¿Bueno que? ¿tenéis la exclusiva de las fotos de El Charco Azul?“) y la guasa pensando en la respuesta: “Pos no, tampoco quiero que uséis mi foto!!“, al final quedó en un simple “No, la licencia os impide el uso comercial de dicha fotografía!!“.