domingo, 19 de noviembre de 2017

Hace dos días fui como hago regularmente (cada 1 o 2 días) a “dar una vuelta” a una de mis cámaras de mis Nikon que tengo en el monte fototrampeando. Es una cámara Nikon, con un trípode más otros dos trípodes para sus correspondientes focos de leds mas todo el resto de parafernalia que uso para realizar los vídeos que podéis ver de vez en cuando por aquí: pilas y baterías, sensores, cables, soportes, etc…
Cuando ya llevaba un rato allí me llamó la atención un papelito junto a la cámara que no me sonaba haber dejado anteriormente. Lo abrí y descubrí la nota podéis leer (protegida la privacidad del autor) a continuación:

SaludoSaludo

La primera sensación es de acojone y maldición. La segunda de alivio y esperanza en la humanidad. Luego viene la frustración al descubrir que un sitio que te gustaba y creías “virginal” no es tal y toca recoger los bultos e irse “con la música a otra parte“, ya sería tentar mucho la suerte.

Es la primera vez (o al menos la primera constancia que tengo) en que alguien que ha descubierto una de mis cámara. Anteriormente sólo en una ocasión creo que cabe la posibilidad que alguien viera la cámara y la respetase, por probabilidades más que nada, no tengo pruebas: la cámara estaba atada al pie de un almendro y podaron el almendro sin tocar la cámara. Parece difícil sí, pero cabe la posibilidad de que mirando las ramas de arriba no mirase el tronco de abajo (sobretodo porque era un almendro entre varios cientos que se podaron ese día) y un podador se entretiene unos 30 segundos por árbol.
La realidad es mucho más cruda, hasta ahora y sin contar este último he tenido cinco robos con tres recuperaciones que os cuento por si a alguien sirve de algo.

Sigue leyendo…

sábado, 10 de junio de 2017 (Hace más de 2 semanas)

Estos días en las cámaras de fototrampeo abundan los zorrillos nuevos del año. En una hay una pareja que no hacen más que pelearse hasta que aparece la madre con comida, entonces directamente se matan. En esta otra es hijo único, no hay posibilidad de peleas.
Estos días pasados le puse a este un poco de comida (pienso para perros, se nota porque al final luce un barrigón notable) y se entiende que una vez saciado el hambre decidió explorar nuevas sensaciones… y probar a llevarse la cámara que lo grababa. Menos mal que estaba razonablemente bien sujeta (no demasiado, no contemplo nunca esta posibilidad a pesar de que ya me desapareció una también robada por algún zorro), no pudo llevarla y quedó en una posición suficientemente buena como para verlo volver a rondarla.

Aprovechando la coyuntura os invito a probar una nueva hoja de estilo en las galerías de vídeo y fotografía. Ahora al ampliar una fotografía o vídeo veréis en la parte superior de la página, justo debajo del título (sólo en versión navegador, no versión móvil) un botón llamado “Galería mínima“, al cliquear en él se recarga la página con una hoja de estilos minimalista, el vídeo/foto, título y poco más. Apenas visible seguiréis viendo el link “Galería mínima”, si lo pulsáis volvéis al modo clásico… si no pulsáis el link de nuevo también volveréis al modo clásico en la siguiente visita porque se activa mediante una cookie de sesión.
También podéis verlo activo en este enlace

miércoles, 29 de marzo de 2017 (Hace 89 dias)

Usando una cámara deportiva SJ4000 (un clon barato de las GoPro) y dos paneles de infrarrojos de mis viejas cámaras vigilancia me he montado una cámara de infrarrojos para fototrampeo que ya empieza a dar sus frutos.
Se podría decir que la he construido casi específicamente para Tejones (Meles meles) que están estaban resultando de los más esquivos.

Tejón bajo un almendroTejón bajo un almendro

Aunque es difícil generalizar (existen variaciones individuales, específicas e incluso locales) hay animales que toleran bien que de repente y en plena noche se encienda una luz blanca sobre sus cabezas y otros que lo llevan realmente mal.
Las ginetas por ejemplo suelen llevarlo medio bien. De la pareja que estuve filmando hace un año, el macho era confiado en extremo (y lo sigue siendo) y la hembra menos. A los gatos monteses les pasa algo parecido, el macho es muy confiado (en este vídeo sólo aparece él) mientras que la hembra apenas si pude hacerle fotos.
Sigue leyendo…

martes, 6 de diciembre de 2016

De todos los mamíferos del ENP La Muela/Cabo Tiñoso, el gato montés (Felis silvestris) era, con diferencia, el que tenía apuntado como más inaccesible.
Sabía por donde se movía y sus rutinas, intenté acercarme varias veces y siempre terminé en fracaso, conseguía verlo, pero en cuanto encendía las luces el gato ponía marchas atrás y con mucha parsimonia se salía del encuadre. Además de ser muy poco abundantes son extremadamente esquivos y asociales (donde están los gatos con cierta frecuencia han desaparecido las ratas, los lirones y hasta los zorros).

En vista del panorama me dispuse a fotografiarlos, si no puedo grabarlos en vídeo, al menos me llevo un recuerdo en forma de foto. Y esta vez acompañó la suerte.

Gato montés IVGato montés IV

En la foto se aprecia claramente la “joroba” que os comentaba en el apunte anterior y que desde el verano viene arrastrando la hembra

Estuvo un par de días por la zona en la que pude hacerle algunas fotos más, pero siempre muy esquiva y huidiza. Pero tres días más tarde desapareció y dejó sitio al macho (al que imagino es su pareja, más que nada porque no hay más gatos) y el comportamiento de este no tiene comparación.

Gato montés IIIGato montés III

Increíblemente más tranquilo se dejó fotografiar y aguantó estoico los flashazos en mitad de la noche. Sigue leyendo…

sábado, 26 de noviembre de 2016

Alguien comentaba el otro día en las páginas de Fototrampeo de Facebook que estaba convencida de que las cámaras dejaban pasar muchas ocasiones y que no nos enterábamos de mucha de la actividad que se producía. No puedo estar más en desacuerdo.
Obviamente los fallos mecánicos/electrónicos están ahí, como en los coches, pero las estadísticas son abrumadoras: el 99% de los accidentes de tráfico son por fallo humano, es rarísimo que te fallen los frenos. Que yo sepa con cámaras de trampeo no hay estadísticas de fallos pero apostaría que se mueven en porcentajes similares.
La cosa es sencilla: la cámara es siempre la misma. Los mismos componentes y la misma programación producen siempre los mismos resultados. No es que la cámara no haga lo que nosotros queremos sino que nosotros no sabemos qué es lo que hace la cámara. Si la trailcam graba algo que no debería o al revés, no graba algo que (pensamos) debería, SIEMPRE es culpa nuestra, la cámara es exactamente la misma que cuando lo hizo bien.
Lo que cambia es el entorno y somos nosotros los responsables de adaptar la cámara a él y no esperar que (por arte de magia) lo haga la cámara. Como resulta además que la parte configurable de la cámara es bastante reducida (ligeros cambios en sensibilidad +/- y franja horaria de trabajo) pues nos queda que esa “adaptación al entorno” pasa básicamente por escoger bien la ubicación y el punto de vista. Punto. Ahí están todos nuestros problemas (y soluciones).

Recientemente he revivido una de esas situaciones en las que no sabes si la cámara está fallando o es que hay algo más.
Tengo una trailcam instalada en una higuera donde acuden a comer los tejones. Cada noche, a eso de las 5:30 AM (con buena puntualidad) la cámara toma una o dos fotos/videos y por más que me dejaba la vista era incapaz de ver qué había disparado el evento. La resolución del vídeo (640×480) y la foto (5Mg) tampoco admite mucho “escrutinio”, pero me mosqueaba que fuese todos los días a la misma hora y además de noche que es cuando menos falsos positivos se dan. Probablemente, pienso, algún zorro que pasó corriendo demasiado deprisa o cerca de la cámara como para que esta los atrape, e incluso en algunas ocasiones murciélagos que curiosean la cámara.

Anteayer puse la Nikon en el mismo sitio, esperaba a los tejones (sin éxito) y volvió a pasar. A eso de las 4:55AM la cámara tomó 5 fotos con flash, pero esta vez son fotos en formato RAW con buena calidad y resolución. Así es que abrí las fotos y empezé diseccionar la foto, a subir los niveles al máximo, nada! subo los negros para revelar totalmente las sombras… nada! busco por toda la imagen, por las esquinas, por los laterales! nada! en las ramas! nada!… cuando ya estaba por echarle la culpa al pobre sensor, Voilá! ahí está! lo encontré!!
¿Lo veis como tenía razón? El sensor no falla!! ¿lo veis vosotros en la foto?
Si aún no lo has visto pulsa aqui

viernes, 18 de noviembre de 2016

Llevo un par de meses siguiendo de forma intensiva a un pareja de gatos monteses (Felis silvestris) por la Srra. de La Muela que poco a poco van dejando que me acerque a fotografiarlos/filmarlos, en breve espero preparar un vídeo decente de estos hermosos bichos.
Los conozco desde hace tiempo el problema es que las rutas que tienen son tan extensas que pasan por la misma ubicación cada (nada más y nada menos) 20/25 días, como os podéis imaginar esto hace lentísimo cualquier tipo de acercamiento, casi un mes hasta la siguiente visita. Así que opté por seguirles el rastro para “dibujar” la senda que siguen. A estas alturas salvo un par de puntos en los que “desaparecen” y no se donde se meten durante 4-5 días, podría dibujar con bastante precisión su área de campeo mensual.

Montes en una rambla de baladresMontes en una rambla de baladres

Se trata de una pareja, macho y hembra, que parece bien avenida pero no tanto como para dejarse ver junta. Ambos siguen la misma ruta con una periodicidad parecida: primero la hembra y dos/tres días después el macho. Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons