sábado, 10 de diciembre de 2016 (Hace 5 dias)

Recojo dos afirmaciones del último apunte de Santiago Alba Rico (Vistalegre II: ¿Renacimiento o suicidio?) que me sirven para guiar y profundizar en la idea de “el debate que queremos”
Dice Santiago:
“Vistalegre II debería pensarse a partir del éxito relativo de Podemos, no de su relativo fracaso, para liberar ahora la organización de todos los viejos lastres ‘prequincemayistas’ y profundizar las fórmulas que nos han dejado a medio camino. “
Y también:
“O se llega a Vistalegre II en condiciones que garanticen que los debates son reales y realmente deciden o se convertirá en un suicida ajuste de cuentas, quizás no tan bochornoso como el del PSOE pero igualmente autodestructivo. Para evitar eso es imprescindible que documentos y candidaturas se voten por separado, a partir del presupuesto de que nadie pone en cuestión el liderazgo de Pablo Iglesias, pero muchos sí -legítima y lealmente- algunas de sus apuestas políticas.”

Reivindica Santiago profundizar en las fórmulas del 15-M y separar documentos y liderazgos.

El eslogan que fue el preludio de los 71 diputados/as de UP decía que los políticos deben ser carteros de la ciudadanía, y no mayordomos de las élites.

Y es también de esto, no de otra cosa, de lo que hablamos, de las reglas del juego: de elegir primero el mejor mensaje y luego quiénes serán las mejores personas en defenderlo. Nadie dice que no haya que votar a personas vinculadas a proyectos, ¡¡porque eso es imposible!!. De lo que estamos hablando es de que el modo de plantear la construcción de un proyecto, define el proyecto. ¿Puede haber consenso en la construcción de los documentos, políticos, organizativos, etc? Sí. Puede y debe. Entonces utilicemos las herramientas que lo favorezcan, como separar en el tiempo el debate sobre documentos y caras.

Y ¿por qué? Pues por varias razones. Sigue leyendo…

sábado, 10 de diciembre de 2016 (Hace 5 dias)

No miento si digo que tres cosas que me apasionan, o que me gustan, o que han marcado, y lo siguen haciendo, en gran medida mi vida, han sido el fútbol, la música y la política. Y las tres tienen muchas más cosas en común de lo que en principio pudiera parecer.

Durante mi primera juventud fui fan declarado, y émulo aficionado, de numerosos grupos de rock, y de algún que otro equipo de fútbol. De igual modo, también milité en diferentes colectivos políticos.

Si algo he descubierto de las vivencias que estas aficiones me han dado es que adscribirse a una ideología determinada, declarse fan de una banda de música, o forofo de un equipo de fútbol carece hoy de sentido para mí.

Eso no me impide disfrutar de una gran canción, ni emocionarme con un fantástico partido de fútbol, ni reivindicar con mi firma un manifiesto que considero urgente y necesario. Creo, por el contrario, que, muchas veces, vernos libres de ataduras gremiales nos permite gozar plenamente de nuestros aciertos, y enriquecernos de nuestros errores.

Cuando Podemos irrumpe en los parlamentos autonómicos, en los ayuntamientos, en el Congreso y el Senado, los principales medios de comunicación destacan que la ciudadanía plebeya ha llegado a las instituciones. Y a algunos de los que vivían en la poltrona les molesta su/nuestra falta de etiqueta. Y es que es muy cierto que son muchas etiquetas las que Podemos ha roto. Con sus pedazos contruiremos otras, pero no serán iguales. Serán distintas y mejores.

martes, 8 de marzo de 2016

Hemos debatido muchas veces sobre la lucha por la adquisición de derechos y libertades. Hemos organizado charlas, talleres, jornadas de reflexión, manifestaciones y concentraciones reivindicativas; hemos puesto sobre la mesa una realidad que hace daño, que mata, que condena a un sector muy grande de la población a la discriminación económica, laboral, social, emocional; hemos llevado a las instituciones mociones y proyectos de ley. Todo ello, con el objetivo de sensibilizar a la mayoría social de un problema que no cesa: el de la violencia machista, que no es sino la muestra de lo que está fallando en nuestra sociedad, en nuestras aulas, en nuestros hogares. Es algo que forma parte de nuestra cultura; de la nuestra, no de la de otros.

La cultura en la que nacemos nos condiciona a todos y a todas. Pero a unos nos beneficia más que a otras. Esto es una realidad que difícilmente puede ser ninguneada: son hechos estadísticos.

Pero hay personas que lo niegan. Sigue leyendo…

sábado, 26 de diciembre de 2015

En 2006, escribí un apunte titulado “La casta política”, en el que clamaba por la existencia de líderes pedagogos, honestos y con capacidad de comunicar.
En abril del 2011, un apunte titulado “Menuda papeleta”, un mes antes de las elecciones autonómicas del 22 de Mayo, planteaba mi dificultad en encontrar un partido al cual votar.
También en 2011, en diciembre, escribí aquí otro apunte titulado “Después del 20-N”, un mes después de las generales, en el que me preguntaba a cerca de donde podían haber ido a parar 4 millones de votos que había perdido el PSOE.

En esos apuntes, y en otros, reflejé entonces mi visión de los principales problemas a los que nos enfrentábamos las personas que queríamos partidos políticos transparentes, políticos honestos y alternativas diferenciadas, nuevas e ilusionantes, que votar. Entonces no las había. Hoy por fin sí. 5.189.333 Sigue leyendo…

viernes, 18 de diciembre de 2015

Pasado mañana me levantaré temprano y me iré en bici al colegio donde trabajo: me encanta ir en bici a trabajar, sé que soy un privilegiado porque tengo un trabajo que me gusta y lo tengo a un kilómetro de distancia. No todo el mundo tiene la misma suerte, lo sé. Soy consciente de vivir en un mundo injusto. Mis alumnos y alumnas (mis hijos entre ellos) también lo saben, porque es inevitable hacérselo comprender, y en parte necesario: Forma parte de la realidad del mundo en el que vivimos, y nos hace más fácil comprenderlo, aunque amargue un poco la existencia.
Sigue leyendo…

domingo, 17 de mayo de 2015

Cambiemos Murcia es un partido político que se presenta a las municipales en Murcia. Este partido político fue impulsado por los firmantes de un manifiesto (La ciudad que amamos y queremos), al que se fueron sumando personas de diferentes movimientos políticos (Podemos, Equo, IU…). Al final, por diferentes motivos, solo ha quedado IU dentro, porque Equo y Podemos abandonaron el barco (también muchos de los impulsores del manifiesto). Se ha criticado que Equo y Podemos no se hayan sometido a la voluntad expresada en las últimas asambleas (las que conformaron la candidatura municipal).
Sin entrar a analizar esos procesos asamblearios, solo quiero comentar unos aspectos que muchas de las que opinan en torno a este proceso de confluencia olvidan. Comenzaré diciendo que Cambiemos Murcia no apoya a Podemos. Esto quiere decir que no va a pedir el voto para nuestra formación política. ¿Es este el problema? No, este es el síntoma. El voto no es lo más importante. Lo importante es que no apoyar a Podemos hoy es no apoyar un modo de entender la alternativa política alejado del bipartidismo, un modo de organizarse que no le debe favores a nadie, porque no tiene deudas con nadie, y a una gente que viene de diferentes realidades, con el objetivo de cambiar el panorama político que se nos ofrece desde hace más de treinta años.
Hay quien habla de “la asamblea” Sigue leyendo…

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons